Sin título‎ > ‎Anuncios‎ > ‎

La crisis reactivó el cuentapropismo y los empleos de baja calidad.

publicado a la‎(s)‎ 16 jul. 2009 11:47 por Verónica Coroleu | FuCER

El Instituto de Estudios Sociales y Laborales  de la Universidad de Ciencias  Empresariales y Sociales (UCES), elaboró un nuevo informe en donde se analiza cuáles fueron los efectos sobre la calidad de la ocupación laboral que tuvieron en el último año los cambios en la política económica interna y la retracción de la actividad productiva y de servicios que provocó el brusco giro del comercio entre países.

Pese a las limitaciones que desde 2007 ofrecen los números del INDEC, porque muestran claras inconsistencias en los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares, surgen algunos datos que lucen coherentes con una realidad de retracción del mercado, provocada por la generalización de la recesión en el sector productivo: el aumento del trabajo en forma independiente en comparación con el año anterior. La buena noticia fue que el crecimiento de esa franja se originó en el sector formal.

Se trata del quiebre de un breve tiempo virtuoso que se insinuó tímidamente en 2006 y que alcanzó su mayor dinámica en 2007 cuando todavía no se insinuaba la llegada de un nueva crisis internacional y en el orden interno tampoco se advertía un giro de la política de gobierno hacia el aumento de la presencia del Estado en la actividad productiva y la reducción de su capacidad para lograr ahorros en las finanzas públicos.

En primer lugar, la información oficial dio cuenta de una leve disminución de la participación de los asalariados sobre el total de los trabajadores activos en comparación con la proporción que había alcanzado en el trimestre previo. Ese fenómeno marca un punto de inflexión en la serie que con un intervalo de tres meses empezó a publicar el INDEC desde el primer cuarto de 2003. Tal vez ese punto de quiebre podría asociárselo con algunas de las implicancias que trajo la crisis internacional, pero a la luz del sorpresivo giro que tuvo la relación del gobierno con el campo, justamente a partir de marzo de 2008 cuando se abrió un conflicto

sin precedentes por la puja de la renta agropecuaria creciente, pareciera que fueron factores endógenos los que gravitaron con más fuerza.

 

Del análisis se desprenden las siguientes conclusiones:

 

  • Cuando se la mide en cantidad de personas involucradas que pasaron a revistar como trabajadores autónomos y monotributistas, se advierte que se elevó en algo más de 24 mil en sólo tres meses, a 3,9 millones de personas. También exhibió un aumento de 90 mil casos en los últimos doce meses.
  • Por tercer trimestre consecutivo ese segmento del mercado laboral se expandió a costas de la caída de la franja que revista en relación de dependencia, aunque fue insuficiente para evitar una destrucción neta de puestos de trabajo, y estaría justamente reflejando la pérdida de capacidad de la economía para generar empleos genuinos y de alta calidad.
  • Mientras en el año anterior habían predominado las jurisdicciones que acusaron incremento del cuentapropismo, 20 versus 15 que exhibieron baja y en a actualidad se verificó prácticamente el fenómeno inverso: 13 a 22, el resultado neto en cantidad de trabajadores involucrados pasó de caer 1,32% interanual en el primer trimestre de 2008 a elevarse 2,39% un año después, siempre en comparación con similar período del ejercicio anterior.
  • Las regiones más perjudicadas por el cambio de escenario fueron los grandes centros urbanos, cuyas actividades industriales y en particular de servicios sufrieron con singular rigor la pérdida de rentabilidad del agro, en particular, y el deterioro del comercio con el exterior, en general. De ahí que muchas empresas debieron ajustar a la baja sus nóminas de personal, fenómeno que dio lugar al resurgimiento de formas precarias de contratación de servicios, como única vía inicial para reducir los costos frente a un escenario de crisis con características nuevas que dieron lugar a un marco de incertidumbre generalizado.
  • En términos porcentuales los aumentos más significativos de los trabajos por cuenta propia se localizaron en grandes centros urbanos del interior, considerados individualmente, con variaciones de dos dígitos altos respecto de un año antes.
  • cuando se los agrupa por región surge que los grandes aglomerados urbanos fueron los que sobresalieron con 4,33% de expansión, mientras que el conjunto del interior apenas se elevó en 1,06% y en las zonas con menor densidad poblacional, por el contrario se contrajo 8,13 por ciento. De ahí se desprende que el conflicto con el campo

primero y el derrumbe de los precios internacionales de las materias primas, después, se conjugaron para que el interior del país perdiera protagonismo en la creación de empleos, tanto en relación de dependencia, así como también en forma autónoma, forzando un desplazamiento de trabajadores a los centros más poblados de la nación.

  • En el último año en varias jurisdicciones la creación de puestos fue insuficiente para responder a la creciente oferta de trabajadores, sino que además la generación de empleos se sustentó en el vigor que adquirieron las actividades independientes, como arrojó el balance agregado de los aglomerados urbanos.

 

 

El informe es el resultado de profundos estudios e interpretaciones que el IDELAS realizó en base a datos oficiales. Se adjunta investigación junto a cuadros estadísticos sobre los que se realizaron las investigaciones. Se permite la reproducción total o parcial citando la fuente.

 

Lic. Verónica Coroleu

Prensa. Open Press

4813 0883 / 0475

openpress@fibertel.com.ar

prensa.openpress@gmail.com

 
Comments