Publicaciones‎ > ‎

lectura

The surprising key to a clean energy future

publicado a la‎(s)‎ por Verónica Coroleu | FuCER

If you care about climate change, you should care about transmission.
By Bill Gates
| 
January 24, 2023  5 minute read
 
 
 

My first job, in high school, was writing software for the entity that controls the power grid in the Northwest. It was an amazing learning experience. We were computerizing the grid, and I got to work with some top-notch programmers. But when I would tell people about my job, I’d often get blank stares. The power grid just wasn’t something many people thought about back then.

That’s no longer the case these days. Extreme weather events have made a lot more people aware of power grids—and how they can fail. Two years ago in Texas, the local grid failed after three winter storms in a row. Hundreds of people died, and millions were without power for days. And just last month, extreme cold across the United States once again pushed power grids to the brink.

It doesn’t have to be this way. The solution is clear: We need to upgrade our gridbuild more high-voltage transmission lines that can carry electricity long distances, and use those transmission lines to better connect regions and communities to one another.

If we do, we will make sure people always have power when they need it. And in the process, we will unleash the potential of affordable and abundant clean energy.

The United States has made remarkable progress over the last two years toward a future where every home is powered by clean energy. Thanks in part to historic federal investments, we’re on a path to use more clean electricity sources than ever before—including wind, solar, nuclear, and geothermal energy—which would reduce household costs, cut pollution, and diversify our energy supply so we’re not dependent on any one thing.

But to take advantage of this opportunity, we need to first bring our grid into the 21st century. (This is an issue in other places around the world, too, but I’m going to focus on the U.S. here.) The way we move electricity around in this country just isn’t designed to meet modern energy needs.

Since the beginning of the electric grid, power companies have placed most power plants close to cities. Railroads and pipelines were used to ship fossil fuels from wherever they were extracted to the power plants where they’d be burned to make electricity.

That model doesn’t work with solar and wind, because many of the best places to generate lots of electricity are far away from urban centers. Picture the windy plains of Iowa or the sunny deserts of Arizona. You can’t exactly ship sunlight in a railcar, so to maximize clean energy’s potential, we’re going to need much longer lines to move that power from where it’s made to where it’s needed. We’ll also need more lines, because our country’s demand will only go up in the years ahead as we electrify more things (like our cars!). Many estimates suggest electricity demand could more than double by 2050 to reach net zero.

Even if we weren’t working toward a clean energy future, though, we’d still need to update our grid. That’s because our grid infrastructure is just plain old. Most of our current transmission and distribution lines were built between the 1950s and 1970s, and they only have a 50-year life expectancy. This would be a problem in normal times, but the repeated extreme weather of recent years has only served to underline how vulnerable we are as we enter an era when these events will be more common.

Beyond being old and outdated, there’s another big problem making everything worse: Our grid is fragmented. Most people (including me a lot of the time) talk about the “electric grid” as if it’s one single grid covering the whole nation from coast to coast, but it’s actually a complicated patchwork of systems with different levels of connection to one another.

Our convoluted network prevents communities from importing energy when challenges like extreme weather shut off their power. It also prevents power from new clean energy projects from making it to people’s homes. Right now, over 1,000 gigawatts worth of potential clean energy projects are waiting for approval—about the current size of the entire U.S. grid—and the primary reason for the bottleneck is the lack of transmission. Complicating things further is the fact that new infrastructure projects are typically planned and executed by hundreds of individual utility companies that aren’t required to coordinate.

To clear the way, the United States needs to address the three main barriers that are to blame for the lack of progress:

  1. Planning: Like all infrastructure projects, new transmission lines and grid upgrades start with planning. Plans are usually based on near-term energy use forecasts or even backward-looking data—which means new lines aren’t being built with future needs in mind. The Federal Energy Regulatory Commission, or FERC, has recently proposed a rule that would require transmission providers to do longer-term and more forward-looking planning. It’s also considering other new policies that would potentially require regular regional coordination on interstate power lines. How these policies are developed and implemented will be critically important.
  2. Paying: The federal government determines how large-scale infrastructure improvements are funded—either via tax payments or through allocating cost to consumers. The Bipartisan Infrastructure Law passed in 2021 invested some money in transmission projects, but we need to invest more on the federal level while also making it more affordable for local authorities to undertake new projects. FERC should help address cost allocation problems by spreading the costs of big projects across entire regions instead of asking only the people at the end of the line to pay.
  3. Permitting: Although the federal government determines who pays for most transmission upgrades, states are primarily the ones who issue permits for new projects. The current permitting process is long, convoluted, and often outdated. As a result, we don’t build lines fast enough, and we’re slower than other countries. Some states—like New Mexico and Colorado—are doing innovative work to speed up the process. But there is a lot more room for policymakers to work together and make the permit process easier.

Although transmission is primarily a policy problem, innovation will help too. For example, grid-enhancing technologies like dynamic line ratingspower flow controls, and topology optimization could increase the capacity of the existing system. Breakthrough Energy Ventures, which is part of the climate initiative I helped start, has invested in new technologies like advanced conductors and superconductors—wires that use cutting-edge materials to get more energy out of smaller lines. But these technologies aren’t a substitute for real systemic improvements and building lines in places where they don’t already exist.

Climate change is the hardest problem humanity has ever faced, but I believe we have the human ingenuity to solve it. And if you care about climate change, you should care about transmission.

Put simply: Transmission is key to our clean energy future. If we address the barriers standing in the way of that future, it will lead to lower emissions, cleaner air, more jobs, fewer blackouts, more energy and economic security, and healthier communities across the country











https://www.gatesnotes.com/Energy/Transmission?WT.mc_id=20230123100000_BE-Transmission_BG-LI_&WT.tsrc=BGLI

Una Buenos Aires carbono neutral para 2050

publicado a la‎(s)‎ 23 ene 2023, 7:44 por Verónica Coroleu | FuCER

Según los últimos informes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, el calentamiento global para 2050 se encamina hacia +2,7ºC (y acaso más). Los intereses nacionales, el lobby del petróleo y la propia inercia del sistema económico y productivo no han permitido realizar las reducciones de emisiones de CO2 necesarias. En este sentido, la experiencia demuestra que los gobiernos subnacionales han sido más decididos y efectivos en avanzar hacia la sostenibilidad. California avanzó más que EE.UU.; San Francisco más que California; Dinamarca más que Europa; Copenhague, que asumió el reto de llegar a ser carbono neutral en 2030, más que Dinamarca.

Hay serias dificultades para avanzar en una agenda de ciudad sostenible: la inercia de los sistemas, las infraestructuras que ya tenemos, los proveedores del Estado, normas administrativas, costumbres adquiridas. Por otro lado, no podemos soslayar el recurrente voluntarismo de nuestras leyes, tantas veces centradas en objetivos, pero sin describir los mecanismos para alcanzarlos (ley basura cero, por ejemplo). Podría agregarse el costo económico, pero en verdad todo cuesta, incluso lo que se hace mal o a contrapelo de los principios sostenibles. El propio gradualismo de la mayoría de las iniciativas las ha hecho inconducentes. Si deseamos llegar a 0 emisiones en 2050 debemos encontrar mecanismos más drásticos, tanto técnicos como económicos, transformando una matriz sostenible en una conveniencia competitiva para las empresas y la ciudad. No es improbable que en poco tiempo los productos de exportación sean gravados por su huella de carbono, limitando nuestro acceso a mercados como la Unión Europea, que ya ha comenzado a hacerlo.

Apenas comenzado el siglo XXI, el urbanista y ensayista neoyorquino Michael Sorkin (que lamentablemente perdimos en 2020 por el Covid-19) propuso un ejercicio en el programa Autonomous New York que puede verse en la plataforma Terreform (https://www.terreform.info/nycss). Preguntaba cómo debería ser la ciudad de Nueva York para ser completamente autónoma en agua, energía y alimentos. Era un ejercicio de imaginación que podemos calificar de ingeniería inversa.

Propongo aplicarlo a Buenos Aires: no pensar en qué es posible ahora, sino en qué debiera haber sucedido para que en 2050 Buenos Aires fuera una ciudad neutral en carbono, verdaderamente autónoma. Ese enfoque tiene la ventaja de romper la inercia y los vicios instalados, postergando la preocupación por los condicionamientos del presente. Permite establecer una meta, formalizarla en planos y en cifras, equipamientos e infraestructuras.

La radicalidad de estos cambios implica, necesariamente, cambios culturales, una mudanza de los hábitos y las costumbres sociales, la asignación del tiempo y del concepto de trabajo y descanso, la alimentación, los hábitos domésticos y el tiempo que dedicamos al cultivo y la preparación de nuestros alimentos. Estos cambios estarían acompañados por el surgimiento de nuevas tecnologías, muchas aún no desarrolladas, pero previsibles. En una ciudad sin coches y mucho transporte público (probablemente gratuito) casi todo el mundo andaría en bicicleta (como sucede hoy en Ámsterdam o Copenhague), lo que habría contribuido a mejorar la salud, sobre todo de los mayores. Carritos inteligentes sin conductor responderán a un llamado geolocalizado y buscarán al pasajero para llevarlo a la estación de metro o tranvía (si llueve o se tiene mucho equipaje, porque si no se podría caminar, ya que nunca se estaría a más de 8′). Vehículos de servicios, de emergencias y camiones usarían biocombustible o hidrógeno, pero la mayor parte del transporte sería eléctrico. Habrá autos privados (de cero emisiones), pero poca necesidad o posibilidades de usarlos dentro de la ciudad. Las huertas urbanas, privadas en terrazas y balcones, comunitarias en parques y plazas, o industriales en lugares concentrados, no son difíciles de imaginar. Casi todo el abastecimiento externo de la ciudad será fluvial, razón por la que los puertos de frutos, mercados descentralizados y centros de distribución estarán en Núñez, la dársena F, Puerto Madero (los depósitos volverán a ser depósitos y mercados) y barcazas en el Riachuelo. Las exportaciones de los productos de la ciudad saldrán principalmente por el río.

Todas las superficies de la ciudad (calles, techos, infraestructuras) estarían cubiertas por paneles solares o huertas urbanas. Las calles, autopistas y avenidas se convertirían en bulevares sombreados por paneles solares que se alternarían con árboles para disminuir la isla de calor. Los árboles se multiplicarían por 5 o por 10, incluyendo frutales, actuando como agentes de sombra, captadores de carbono, y el producto de su poda sería un preciado combustible renovable. ¿Césped? Sería un concepto ornamental superado, se limitaría a superficies deportivas. En plazas y parques lo reemplazarían huertas y plantas locales.

En el verano los edificios se refrescarían gracias a mejores condiciones arquitectónicas, como la ventilación cruzada, fachadas dobles, sombreadas por vegetación, pero también con el agua del subsuelo. En invierno, invernaderos, dobles fachadas y toda suerte de recursos conocidos aplicados sobre los edificios existentes minimizarían el consumo de energía de calefacción (el gas se habría discontinuado y parte de su red de distribución se habría adaptado a hidrógeno).

La energía eléctrica provendría de más de 5000 hectáreas de paneles solares de alto rendimiento, públicos y privados distribuidos en azoteas, autopistas, espacios públicos y ríos, además de unos 2000 grandes aerogeneradores ubicados en el estuario del Río de la Plata (donde los vientos son muy constantes) que se sumarían a miles de microgeneradores privados y públicos en edificios altos, bordes de parques, las costas, postes de luz, ángulos de grandes edificios. Las usinas térmicas que ya tenemos, adaptadas a hidrógeno procedente de suficientes generadores sobre el río, suplirían la demanda de punta.

La basura ya no existiría como concepto. Todos los restos orgánicos serían el preciado insumo de compost para las huertas urbanas. Los envases descartables se habrían discontinuado en 2025: el lechero volvería a llevar la leche a cada casa; el sodero, la soda, y así siguiendo, o algo diferente, integrado en un sistema inteligente de proveedores minoristas a granel (en Europa ya hay supermercados sin envases).

Todos esos cambios se habrían realizado considerando las menores emisiones posibles. Una transición donde se habrían aplicado los principios de primero reusar, luego reducir, y solo luego reciclar, de modo que los edificios e instalaciones actuales no se demolerían sino que se reaprovecharían. Cuando no fuera posible, todos sus componentes serían reusados o reciclados. En el caso de una estructura de hormigón a demoler, se cortarían las partes en nuevas piezas, que se podrían aprovechar en nuevas construcciones, solo los fragmentos que no puedan reusarse se reducirían para reciclar separadamente el acero y los agregados como nuevos insumos. Lo mismo sucedería con los ómnibus y vehículos de transporte, que no serían reemplazados, sino adaptados al funcionamiento eléctrico.

Como todas estas actividades e infraestructuras deben estar localizadas en el territorio, habría sido estratégica la disponibilidad de tierras públicas, en especial las costas y aquellas superficies de grandes dimensiones. El concepto decimonónico del parque como un lugar exclusivamente de ocio habría sido superado, al igual que la extrema especialización del trabajo del siglo XX. Descanso y trabajo, placer y producción estarían asociados en el cultivo de los propios alimentos, el uso compartido de los espacios abiertos y la socialización emergente de nuevos compromisos comunitarios.

La mayoría de las infraestructuras, disposiciones y aspectos que he mencionado ya existen y están aplicados en forma parcial o extendida en ciudades más avanzadas, aunque no todos al mismo tiempo ni en esta escala, pero existen. ¿Es posible una ciudad de Buenos Aires autónoma, carbono neutral para 2050? Creo que sí, pero es necesario primero imaginarla para saber en qué dirección marchar.

Profesor en la Universidad Torcuato Di Tella, miembro de la Academia Argentina de Ciencias del Ambiente y de la Academia de Arquitectura y Urbanismo


Desaceleración del crecimiento

publicado a la‎(s)‎ 22 dic 2022, 7:33 por Verónica Coroleu | FuCER


La confluencia de crisis que definieron 2022 sigue enlenteciendo el crecimiento mundial. La economía mundial atraviesa la mayor desaceleración luego de una recuperación posterior a una recesión desde 1970, y la confianza de los consumidores en el mundo ya ha sufrido una disminución mucho más pronunciada que durante el período previo a anteriores recesiones mundiales.

Las tres economías principales del mundo —Estados Unidos, China y la zona del euro— se han desacelerado abruptamente. Bajo estas circunstancias, incluso si una conmoción moderada afecta a la economía mundial durante el próximo año, esta podría entrar en una recesión

https://www.bancomundial.org/es/news/immersive-story/2022/12/15/2022-in-nine-charts cid=ECR_E_NewsletterWeekly_ES_EXT&deliveryName=DM165038

¿Cómo reconstruir la educación postpandemia?: soluciones para cumplir con la promesa de un mejor futuro para la juventud

publicado a la‎(s)‎ 19 dic 2022, 8:01 por Verónica Coroleu | FuCER   [ actualizado el 19 dic 2022, 8:05 ]

Durante la pandemia de COVID-19, 165 millones de estudiantes de América Latina y el Caribe se vieron abruptamente desconectados de la educación. A finales de 2021, las escuelas habían estado cerradas una media de 237 días, más que en cualquier otra parte del mundo. Aunque la pandemia de COVID-19 ha afectado las vidas de mucha gente en todo el mundo, no lo ha hecho de manera uniforme. Tal vez uno de los legados más devastadores de la pandemia sea su efecto sobre los jóvenes. Durante uno de los periodos de desarrollo más críticos de la vida, un gran número de jóvenes se han visto privados de educación y expuestos a mayores niveles de inseguridad social, sanitaria, económica, violencia doméstica y abusos. A pesar de los esfuerzos de toda la comunidad educativa para garantizar que los estudiantes mantuvieran algún nivel de aprendizaje, las pruebas recogidas en este informe muestran que muchos escolares no participaron en actividades de aprendizaje significativas y que el parón en la acumulación de habilidades y capital humano tendrá consecuencias inmediatas y a largo plazo para el bienestar de los países. ¿Por qué? No fue sólo la pandemia. Fue el hecho de que la región y sus sistemas educativos no estaban bien preparados para soportar un choque de esta magnitud. Los efectos a corto y largo plazo de la crisis sanitaria no pueden entenderse si el relato no incluye las condiciones de partida. El objetivo de este informe es proporcionar a los responsables de la política educativa de toda la región una idea de la magnitud de los daños, sus consecuencias si no se toman medidas inmediatas, sustanciales y eficaces, y las prioridades de la política educativa teniendo en cuenta el punto de partida y los efectos de la pandemia. Y lo que es más importante, el informe también constituye una brújula para que el sector educativo desarrolle respuestas basadas en la evidencia dirigidas a las necesidades inmediatas de los jóvenes, así como las medidas a medio plazo que se necesitan para reconstruir nuestros sistemas educativos para que sean más resistentes, equitativos y eficientes a la hora de desarrollar estudiantes eficaces a lo largo de toda la vida. Si no hacemos nada, dejaremos atrás a toda una generación. Los gobiernos tienen que utilizar todas las palancas de las que dispongan para recuperarse, y la educación es clave en ese proceso.

https://publications.iadb.org/es/como-reconstruir-la-educacion-postpandemia-soluciones-para-cumplir-con-la-promesa-de-un-mejor?utm_source=Email&utm_medium=Publicacion&utm_campaign=&utm_term=VPS/EDU

Evitar la catástrofe ambiental exige un cambio cultural además de económico

publicado a la‎(s)‎ 10 nov 2022, 6:34 por Verónica Coroleu | FuCER

Las conferencias sobre cambio climático consisten, cada vez más, en un inventario de lo que no se hizo, de las promesas incumplidas, las metas insuficientes, los compromisos rotos y los acuerdos imposibles

8 de noviembre de 202200:05
Ir a notas de Fernando Diez
PARA LA NACION
COP27 (Photo by MOHAMMED ABED / AFP)
COP27 (Photo by MOHAMMED ABED / AFP)MOHAMMED ABED - AFP
21
ESCUCHAR

Sobrevuela un marcado escepticismo sobre la Cop27, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se está llevando a cabo en El Cairo. Muchos se sienten como en la película El día de la marmota, es decir, en el mismo lugar, diciendo lo mismo, el día después. Ha pasado año tras año sin haber avanzado, lo que en este caso significa haber retrocedido.

Las conferencias sobre cambio climático consisten, cada vez más, en un inventario de lo que no se hizo. De las promesas incumplidas, de las metas insuficientes, de los compromisos rotos, de los acuerdos imposibles. Se ha sumado un escenario político todavía peor, donde la invasión rusa de Ucrania ha desatado no solo una llamarada adicional de emisiones de CO2 de proporciones dantescas, sino que también ha resucitado una agenda de la confrontación que ha tornado todavía más difíciles los acuerdos globales necesarios para reducir las emisiones provenientes de los combustibles fósiles.

Los expertos y quienes impulsan las políticas de lucha contra el cambio climático ya no saben dónde pararse ni qué tono usar. Si durante el siglo XX el tono dominante era hacer sonar las alarmas ante un establishment que hacía oídos sordos a las evidencias científicas, en las últimas dos décadas el tono había mudado al de “todavía se puede evitar lo peor”, representado por la meta de limitar la suba de la temperatura media del planeta a 1,5°C para este siglo (no las extremas, que este año llegaron a los 47°6 en lugares psicológicamente tan cercanos a nosotros como la Córdoba de España).

El año pasado, en un encuentro sobre medio ambiente, expertos interlocutores se molestaron cuando expresé mi escepticismo de que la meta de +1,5°C fuera posible, al afirmar que, según los compromisos que las naciones estaban demostrando ser capaces de adquirir, me parecía inevitable prepararse para un incremento de 2,5°. No por ser un experto, sino por simple interpolación de las curvas dibujadas por los expertos del Panel Internacional de Cambio Climático. La tácitamente acordada actitud de “todavía puede evitarse lo peor” quería evitar el pánico y mantener un optimismo sobre la posibilidad de un camino confortable para la sociedades industriales hacia la meta de +1,5°. Presentar esa meta como posible era considerada la zanahoria que ayudaría a que los políticos adquirieran los compromisos necesarios. No funcionó. No funcionaron tampoco “los acuerdos posibles”, es decir, unos acuerdos insuficientes pero políticamente digeribles. Las emisiones siguen creciendo y todavía aumentarán en lo que dudosa y voluntariosamente ha comenzado a llamarse la “transición energética”. El período durante el cual la fabricación de los equipos para incrementar la disponibilidad de las energías renovables, su producción y su uso solo agregarán emisiones a las actuales.

Los expertos en cambio climático se han dado cuenta de la necesidad de dar un nuevo tono, mucho más severo, a las alarmas, las recomendaciones, los pedidos. “Ya no hay un camino creíble hacia la meta de limitar el calentamiento global a +1,5°”, declaró la Agencia para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas en su último informe. Afirma que con los actuales compromisos de acción contraídos hasta 2030 será inevitable un aumento de 2,6°, con las catastróficas consecuencias que eso supone en términos de sequías, tormentas, temperaturas extremas y creciente escasez de agua dulce debido a la reducción de los glaciares y nevadas (Cuyo y Patagonia en peligro de escasez hídrica). Si se desease limitar el calentamiento a +2,2°, afirman, deberían reducirse las emisiones globales de CO2 en un 50% para 2030. Ya nadie cree que eso sea posible. Este nuevo tono se hace necesario para poner en evidencia que la posibilidad de un confortable gradualismo se ha perdido. ¿Entonces qué? Solo podrán conseguirse significativas reducciones en las emisiones “con cambios radicales en nuestra economía y nuestras sociedades”. Eso significa que no solo son necesarios cambios tecnológicos (cambios en la producción de energía, alimentos y bienes), sino también cambios culturales, en el estilo de vida y de consumo.

El problema se ha alimentado del deseo de los gobernantes de mantener el ritmo expansivo de sus economías y al mismo tiempo mejorar su performance ambiental (algunos), siempre que lo segundo no perjudique lo primero (todos). En ese orden han pensado el problema hasta ahora. Se había imaginado que el mismo sistema productivista de la sociedad de consumo, con su obsolescencia programada y el reemplazo sistemático de los bienes de consumo, simplemente podría abocarse a la producción de “bienes verdes” con una menor huella de carbono. Pero eso no es posible.

Una de las vías de ese pasaje hacia una economía más verde consistiría en la electrificación del transporte y su alimentación con energías renovables (hidráulica, solar, eólica, nuclear). Pero ¿cómo mantener la expansión económica? ¡Fabricando millones de automóviles eléctricos! Eso creará nuevas compañías, nuevas fábricas y empleos, activará la extracción del litio en países como el nuestro, generando nuevos empleos y ganancias. Sin embargo, se ha preferido no ver que esa demanda de litio, proveniente en su mayor parte de la industria del automóvil, genera emisiones también innecesarias. La ecuación resultante en términos de emisiones no es buena cuando se suman todos los factores del proceso. La fabricación de un automóvil eléctrico de última generación como el PoleStar 2 que se ofrece como alternativa al exitoso Tesla 3 requiere, según sus propios fabricantes, la emisión de 24,5 toneladas de CO2. Con solo conservar el auto convencional que ya tengo, podría manejar unos 10 años sin llegar a emitir esa cantidad de CO2, 20 años si se tratara de un híbrido. La vida útil de las baterías de los nuevos autos eléctricos se estima entre 8 y 12 años. En cualquier caso, el automóvil eléctrico solo debería cargarse con energía verde, es decir, proveniente de fuentes renovables, de la que aún no se dispone en suficiente cantidad ni crece al mismo ritmo que el de los autos eléctricos.

¿Qué podemos deducir de estos datos? Que no es posible reducir las emisiones de CO2 sustituyendo los actuales automóviles con igual número de autos eléctricos. Que la solución para reducir drásticamente la emisiones es seguir el camino de Dinamarca: mucho transporte público eléctrico guiado (trenes, tranvías, autobuses que no necesitan baterías) bicicletas y ciudades de 15 minutos (donde casi todo se puede hacer caminando). Naturalmente que en las zonas rurales tractores y vehículos deberán ser eléctricos, lo mismo que ambulancias y algunos servicios urbanos. Pero la reorganización de la sociedad que requieren las circunstancias es mucho más profunda e importa estilos de vida, conductas, costumbres y rutinas.

Estamos en curso de colisión y las catástrofes que se avecinan solo aumentarán con el actual ritmo de emisiones. No se reducirán haciendo lo mismo utilizando otros instrumentos. Deberemos cambiar de instrumentos, pero también de tareas y de actitud. La sociedad de consumo no puede subsistir como motor de la economía, y la mera actividad económica no puede ser el único índice a tener en cuenta si queremos poner algún límite a las emisiones de CO2. Fabricar paneles solares no es lo mismo que fabricar automóviles eléctricos, aunque la activación económica que producen pueda leerse igual en las estadísticas del PBI y el humor de los votantes. La economía deberá aprender a considerar las diferencias entre el balance de emisiones de unos y otros o la batalla contra el calentamiento global estará irremediablemente perdida.

Miembro de la Academia Argentina de Ciencias del Ambiente y profesor en la Universidad Torcuato Di Tella


https://www.lanacion.com.ar/opinion/evitar-la-catastrofe-ambiental-exige-un-cambio-cultural-ademas-de-economico-nid08112022/

La Ciudad de las ranas Hugo Alconada Mon

publicado a la‎(s)‎ 20 sept 2022, 10:29 por Verónica Coroleu | FuCER

“Sarmiento hoy se largaría a llorar, pero se alegraría de que sobreviva la educación pública”

La ciudad de las ranas, analiza algunos rasgos de la Generación del 80; cómo juzgarían a la Argentina actual aquellos hombres que soñaron el país

Recomendaciones sobre ética de la inteligencia artificial promovidas por Unesco

publicado a la‎(s)‎ 10 mar 2022, 7:45 por Verónica Coroleu | FuCER


Es necesario actuar en tres dimensiones íntimas e inevitablemente implicadas en un análisis bioético: la ética, el derecho y la educación. Para ello, el diálogo transdisciplinario transparente, la creación de normas y órganos de control eficientes y la generación de conciencia social son herramientas necesarias
LEONARDO L. PUCHETA
www.centrodebioetica.org
Id SAIJ: DACF220017
http://www.saij.gob.ar/DACF220017

El enorme pero invisible costo de mantener los colegios cerrados

publicado a la‎(s)‎ 30 ago 2021, 7:42 por Verónica Coroleu | FuCER


El impacto del cierre de escuelas en los niños y jóvenes de todo el mundo es gigantesco. Los cierres prolongados de escuelas desde marzo de 2020, como consecuencia de la pandemia del COVID-19, han provocado la crisis educativa más grave de los últimos 100 años. Como dijo el Ministro de Educación de Chile, Raúl Figueroa, al explicar los esfuerzos de su gobierno para restablecer el aprendizaje, "hemos tenido un terremoto en la educación". Mi colega del Banco Mundial, Indermit Gill, compara acertadamente el impacto del cierre de escuelas en la educación con una bomba que destruye un solo capital: el humano. 
Nota completa: 
https://blogs.worldbank.org/es/education/el-enorme-pero-invisible-costo-de-mantener-los-colegios-cerrados?cid=ECR_E_NewsletterWeekly_ES_EXT&deliveryName=DM113868

1-10 of 39